RSS
Ver las 1001 películas del libro "1001 películas que debes ver antes de morir" y hacer un pequeño post sobre cada una. Puedes seguir mis progresos en esta lista

#388. Matar a un ruiseñor / To kill a mockingbird (1962)


Ficha técnica: IMDB Wikipedia  Filmaffinity
Vistas: 44
Restantes: 957
Días: 11 meses y 12 días
Vista en: 20 de Febrero de 2011.
Lugar: Cinema 2000 (Retroback).



"Jean Louise. Jean Louise, stand up. Your father's passing. /
Jean Louise. Jean Louise, levántate. Tu padre está pasando." 

Empezamos aquí un ciclo dedicado al Festival de Cine Clásico de Granada Retroback 2011 que se está celebrando actualmente y que de nuevo está teniendo un notable éxito de público. Si vives en Granada todavía estás a tiempo de ver alguna de las muchas películas que proyentan por toda la ciudad. Y después de este preambulo puclicitario desinteresando vamos con la película de hoy:

Scout y Jem son dos niños (una chica y un chico) que viven con su padre Atticus (Gregory Peck) en un pequeño pueblecito de Alabama en los años 30. Como no puede ser de otra forma, los chicos se pasan el verano en la calle jugando y metiéndose en líos. Su pasatiempo favorito es retarse a acercarse a la casa de su particular "hombre del saco".

Entretanto, Atticus, que es abogado, acepta defender a un hombre de color acusado de violar y apalear a una mujer. Esta decisión le pondrá en el punto de mira de los familiares y amigos de la víctima que le amenazarán con violencia. A través de este episodio los niños aprenderán sobre el racismo y avanzarán hacia la madurez dejando atrás la inocencia.

La primera hora de película parece una reposición de los Cinco de Enid Blyton. Prácticamente se centra sólo en los chicos y sus aventuras infantiles. Aunque puedan resultar entretenidas y sirvan para familiarizarse con los chavales, la gran extensión de esta parte resulta algo pesada.

La historia del padre apenas se toca hasta la víspera del juicio. Llegados a ese punto, yo ya me estaba preguntando qué era lo que hacía tan especial a esta película. Nada hace presagiar el giro dramático que toma la historia justo en ese momento.

La escena del juicio es excepcionalmente emotiva. Una de las mejores escenas de juicios que se hayan visto en el cine. Y es que el que todos se nieguen a ver lo que para el espectador es flagrante, hace que te hierva la sangre. Las interpretaciones de Colin Wilcox como la víctima y de Brock Peters como el acusado son perfectas y la imagen final con el "pasillo" que le hacen a Gregory Peck es impecable.

Respecto a este último, hay que decir que hace un gran papel como impecable gentleman: atento, educado, con inquebrantables principios morales. Un auténtico boy-scout. La interpretación le valió un Oscar, aunque personalmente echo de menos algo de conflicto interno. El personaje parece tener siempre la respuesta correcta para todo y no dudar en nada (salvo durante un breve instante en la última escena). Pero supongo que eso es culpa del personaje y no del actor.

En cambio, el personaje de la niña me encantó. Es vivaz y pendenciera, odia los vestidos y le encanta jugar en el barro. Aún así es despierta, inteligente y responsable. Es un personaje completamente alejado del estereotipo hollywoodiense. La interpretación de Mary Badham le valió una nominación al Óscar (perdió frente a otra niña).

Finalmente, terminamos con algunas curiosidades. Phillip Alford, que hace de Jem, no estaba interesado en la película hasta que le informaron de que tendría que perderse clases.

El mockingbird del título original es una especie del pájaro del Nuevo Mundo que no existe en Europa. Por eso, en la traducción se cambió por un ruiseñor, otro pájaro cantor mayormente inofensivo con lo que se mantenía el sentido del refrán americano.

1 comentarios:

David C. dijo...

Es una joya del cine.

Publicar un comentario

 
Copyright 2009 1001 películas y un destino. All rights reserved.
Free WordPress Themes Presented by EZwpthemes.
Bloggerized by Miss Dothy